CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

domingo, 26 de mayo de 2019

CHEESECAKE DE CHOCOLATE & ALMENDRA


¡¡¡Muy buenas tardes !!!Empezamos una nueva semana y cada vez estamos más cerca del verano, pero parece que este año se resiste a venir el buen tiempo. Así que, mientras esperamos a que llegue,  qué os parece si seguimos disfrutando del calor del horno y preparamos algo rico, antes de empezar con la temporada de helados y postres fríos.

No sé cuándo empezaré a inundar el blog con todas esas recetas pero de momento esta semana os traigo un cheesecake con toques diferentes. Primero tiene un sabor a chocolate intenso que a los chocoadictos os va a encantar y segundo, la base que lleva está preparada con harina de almendra o almendra molida que le dá un punto diferente a todo el cheesecake.
Pero si estáis buscando un cheesecake completamente diferente, en sabor, textura, etc....esta es vuestra receta.


Y para darle un toque más chocolateada la cubrí con una ganaché espesa de chocolate negro, que le dió un sabor más intenso al cheesecake y le aportó más cremosidad. Pero esto es optativo, si queréis podeis obviar esta preparación.
Lo que sí que me pasó y que veréis en el vídeo, es que la parte superior del cheesecake se me quedó un poco bastante hundida y la verdad que tenía ese toque rústico que gusta a muchos, pero preferí acabar cubriendola con la ganaché porque así me daba el aspecto de receta terminada.

Como siempre, al final del post os comparto la receta en formato vídeo. Ahora os dejo con la lista de ingredientes.

Ingredientes

· Base
150 g de almendra molida
60 g de mantequilla
1 cucharada de cacao

400 g de queso philadelphia
250 g de chocolate 70%
3 huevos L
160 g de azúcar
190 g de nata 35,1% M.G

·Cobertura
150 g de chocolate
100 ml de nata 35,1% M.G
10 g de mantequilla
50 g de azúcar



Preparación

Precalentar el horno a 175ºC
Prepararemos un molde de unos 20 cm, forrandolo con papel de horno.
En un bol pequeño mezclamos la almendra molida junto con el cacao y seguidamente añadimos la mantequilla derretida.
Extendemos esta preparación en el molde y la compactamos con la ayuda de una espátula en el fondo del molde. Llevamos el molde al horno unos 10 minutos. Lo sacamos y dejamos reposar.

Mientras prepararemos el cheesecake.
Ponemos un cazo al fuego con la nata y el chocolate troceado, hasta que obtengamos una crema homogénea y dejamos que temple.
En el bol de la batidora batimos el queso crema con el azúcar hasta que esté cremoso, seguidamente añadimos uno a uno los huevos hasta que estos se incorporen completamente a la masa y por ultimo añadimos la crema de chocolate poco a poco ( esta debe estar a temperatura ambiente). Mezclar hasta que la masa esté homogénea.

Vertemos la crema en el molde y lo llevamos al horno uno 50- 60 minutos.Una vez que esté listo, apagamos el horno y dejamos que enfríe por completo dentro del hono. Cuando esté a temperatura ambiente lo llevamos al horno un mínimo de 6 horas.


Si le queréis dar un toque de doble chocolate podéis cubrirlo con la siguiente preparación.
En un cazo calentamos la nata junto con el azúcar y el chocolate a trocitos, hasta que obtengamos una crema homogénea y que los granitos de azúcar estén disueltos.
Apartamos el cazo del fuego y añadimos la mantequilla. Mezclamos hasta que está se derrita. Tapamos con film transparente a piel y cuando tengamos desmoldado nuestro cheesecake, vayamos o cubrimos el cheesecake con la crema de chocolate.
Decoramos al gusto con trocitos de diferentes chocolates, con fruta fresca o con lo que más os guste.


Os comparto una foto de como queda el corte, para que veais como se vé por dentro y la textura que tiene.



Aquí os dejo la ventanita para que veais la receta en formato vídeo, por si os surgen dudas durante la preparación.


Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Millones de besos.

lunes, 20 de mayo de 2019

MILLIONAIRE SHORTBREAD


¡¡¡¡Muy buenas!!!! Cuantos días sin aparecer por aquí, sin publicar nueva receta y sin estar activa por las redes sociales. Parece mentira que entre una cosa y la otra ha pasado casi un mes.
Al mirar la última publicación, está databa del 21 de Abril,  del día de San Jordi. Buaaaa!!! Que rápido han pasado los días.

Hoy estoy en ese momento de euforia, a modo confeti por todos los lados de mi cuerpo. Os estaréis preguntando porqué, pero después de casi 4 años estudiando e invirtiendo cada minuto de descanso de mi vida en formarme y después de semanas muy muy duras de estudio, de entregas de trabajos..... ( cosa que vereis en mi cara de cansada de la vídeo receta). Puedo decir que por fin he finalizado mis estudios de TCAE, ya  que el sábado realicé los últimos exámenes y salí bastante animada de ellos ( con saborcillo de YES!!). Así que estoy deseando que llegue el jueves para saltar de alegría y llorar de la emoción.

Pero mientras espero a que pasen los días para  ver cómo han ido los exámenes, he pensado en compartir una receta que hace bastante días que tenía preparada en el apartado borradores y que las circunstancias me ha hecho ir retrasando día tras día.

La receta que hoy os traigo es muy apreciada en Reino Unido y a mí personalmente me recuerdan a la barritas Twix, que son una de mis favoritas del mundo mundial. Si  a vosotr@s también os encantan  os dejo con la lista de ingredientes y por redes os iré informando de como han ido las notas.

Ingredientes

Base
225 g de harina
150 g de mantequilla textura pomada
75 g de azúcar blanco

Caramelo
400 ml de leche condensada ( 1 bote)
90 g de azúcar moreno
70 g de mantequilla
1 pizca de sal
2 cucharadas de sirope de agave

Capa final
250 g de chocolate
50 g de mantequilla
50 g de chocolate blanco (opcional)
1 cucharadita de leche (opcional)



Preparación

Ponemos a precalentar el horno a 180ºC

En el bol de la batidora ponemos a batir la mantequilla junto con el azúcar y cuando esté cremosa añadimos la harina, batimos a velocidad baja hasta que empiece a formarse una especie de masa que al apretarla con la mano no se desmigue.

Preparamos un molde rectangular de unos 33 cm x 23 cm ( más o memos) forramos el molde con papel sulfurizado y extendemos la masa por todo el molde ayudándonos con una espátula. Pinchamos con un tenedor toda la masa y la llevamos al horno durante 20 minutos.

Una vez horneada la dejamos reposar sobre una rejilla sin carla del molde.

Ahora prepararemos el caramelo cremoso.

Ponemos un cazo al fuego y añadimos todos los ingredientes. Calentamos la preparación a fuego lento, sin dejar de remover durante unos 15 minutos, hasta que espese la preparación y coja un colorcito marroncito tostado.
Una vez que tengamos el caramelo preparado lo vertemos en el molde encima de la galleta y llevamos a la nevera unas 2 horas, para que el caramelo coja cuerpo.


Pasado ese tiempo, derretimos el chocolate junto con la mantequilla. Ya que esta le aportará brillo al chocolate.
Vertemos el chocolate por toda la superficie alisando con una espátula y dándole unos golpecitos al molde para que salgan las burbujas.

Podemos decorar la superficie con una rayitas de chocolate blanco y luego hacer rayitas con un palillo.
Volvemos a llevar el molde a la nevera para que el chocolate se endurezca.

Ahora solo nos quedará desmoldar y cortar en cuadraditos nuestros shortbread.


Os comparto la ventanita con la receta en formato vídeo para que la disfruteis de una manera diferente.


Nos vemos próximamente, millones de besos .