CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 16 de julio de 2018

MOUSSE DE CHOCOLATE & AGUACATE (SALUDABLE)


¡¡¡Muy buenos días!!! Como ya os prometí la semana anterior, las próximas recetas no serían helados. Ya que en las ultimas tres o cuatro semanas esas han sido las recetas que os he ido compartiendo, pero probablemente alguna más de helado caerá antes de marchar de vacaciones ya que no me puedo resistir a preparar alguna receta más. ¿ Ahora que soy una helado adicta? Llamémoslo así.....jajajaja.
Me quedan dos recetas más por publicar antes de cerrar el mes de Julio y empezar mis vacaciones blogueras.

Para esta semana quería  compartiros una receta sencilla, que no tuviese muchos pasos en su preparación ( para daros un respirito) y esta receta se prepara en 2 minutos o menos. Como ya leeréis más abajo solo hay que juntar los ingredientes y triturar, así que más sencillo que eso no hay nada.


Después de prepararla no sabia que nombre ponerle, ya que su textura es cremosa como la de una mousse pero no tan aireada, ya que finalmente me recordó a la típica copa de mousse esa que venden con  la nata por encima en los super y opté por ese nombre . Esta preparación tienen un sabor potente a chocolate negro que será fabulosa para los que seáis amantes del chocolate en toda su esencia y el aguacate le da esa textura cremosa que le suele aportar la  nata a las mousses clásicas. Aunque os parezca mentira no se percibe en ningún momento el sabor del aguacate y os aseguro que nadie creerá que esta preparación lleva dicha fruta.


La decoración, opté por decorarla con chocolate blanco para darle ese contraste entre  negro y  blanco, tanto en color como en el sabor.  Pero podéis decorarla con otros tipos de chocolate o con nata vegetal para seguir en la linea de postre sin lácteos.

En el caso que os estéis preguntado donde encontrar/comprar las virutas de chocolate, sea cual sea, os diré que las hice yo misma. Para hacerlas utilicé el típico rallador que todo el mundo tenemos en casa para rallar cítricos, queso, etc. Cogí un buen (grande) trozo de chocolate y lo pasé por el rallador en una sola dirección, levantándolo en cada pasada ( de arriba a bajo, levanto y otra vez de arriba a bajo).
Ahora que ya os he dicho mi truco para hacer virutas de chocolate y os he contado un poco sobre la receta os dejo con la lista de ingredientes. Como siempre, también tenéis el vídeo al final de la receta antes de despedirme.


Ingredientes ( 3 vasitos)

2 o 3 aguacates (dependiendo del tamaño)
40 g de cacao
130 g de sirope de agave
1 pizca de sal
1/2 cucharadita de pasta de vainilla
3 cucharadas de leche vegetal ( en mi caso almendras)
Virutas de chocolate blanco, negro o con leche para decorar


Preparación

En un vaso amplio trituraremos todos los ingredientes, hasta que quede una crema homogénea. Probaremos por si hay que modificar el dulzor.
Vertemos en una manga pastelera y rellenaremos nuestros vasos sin llegar al borde.
Decoramos con la virutas de chocolate y llevamos a la nevera hasta  su consumo.

Y.....¡¡LISTO!!



Os dejo aquí la ventanita para que la veáis en movimiento y también podéis visualizarla por mi canal de Instagram en mi InstragramTV. (que por cierto es mi primer vídeo y espero que pueda subir muchos más)


Nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.
Millones de besos.


lunes, 9 de julio de 2018

HELADO DE YOGUR & MORA


¡¡¡Muy buenos días!!! Esta semana seguimos en modo helados, ya que este verano me he propuesto disminuir con creces la gran lista de recetas que tengo pendiente desde hace mil años. Pero os prometo que como mucho la semana que viene os compartiré mi ultima receta de helado y las dos ultimas semanas antes de empezar mis vacaciones blogueras serán otras preparaciones ( se admiten sugerencias).

Si me seguís por Instagram, hace unos meses os compartí unas fotos de mi recolecta de moras. Pues bién, en ese momento por falta de tiempo no pude preparar ninguna receta y acabé congelándolas para evitar que se estropeasen. Unos meses más tarde las he acabado utilizando para esta delicia de helado y como no podía ser de otra manera, os la tenia que compartir.

La receta no tiene mayor complicación, aunque en el momento de  prepararla me empezaron a surgir mil dudas al contener esta huevos crudos.....ya sabéis tema de la bacteria de la Salmonella y sobre todo cuando la iban a consumir peques, así que me puse a buscar información.
Lo que tenia claro era que para eliminar la bacteria hay que cocinar los huevos, no sirve y no la elimina la congelación. Pro y contra de la receta, que al llevar tan pocos ingredientes y la materia grasa utilizada era el yogur, y si este lo cocinaba perdía las bacteria beneficiosas para nuestro organismo.


    Así pensé en cocinarlas como cuando hacemos el merengue italiano, haciendo un almíbar y así alcanzaría una temperatura de unos 70º , para eliminar la dichosa bacteria en el caso que la pudiese contenerla.
Resumiendo.....con todo esto os quiero decir que la pequeña complicación que tiene la receta es preparar el almíbar y en el caso que no tengáis termómetro simplemente cuando la mezcla empiece a hervir estará lista.

Os aseguro que la receta no os va a decepcionar y seguramente la repetiréis durante el verano.

Ahora os dejo con la receta al completo.

Ingredientes

400 g de yogur natural
300 g de moras
150 g de azúcar ( 50 para las moras u 100 para hacer el almíbar)
2 huevos M
35 ml de agua ( para hacer el almíbar)



Preparación

En un procesador de alimentos o con un turmix, trituraremos las moras junto 50 g de azúcar.
Por otro lado batimos los huevos hasta que empiecen a espumar. Mientras en un cazo haremos un almíbar con el resto del azúcar ( 100 g) y el agua, llevaremos a ebullición hasta que este alcance una temperatura de unos 100º.
Una vez que tengamos el almíbar lo iremos añadiendo poco a poco a los huevos sin dejar de batir, hasta que baje de temperatura y empiecen a blanquear ligeramente.

Ahora añadiremos el resto de ingredientes (las moras trituradas y el yogur), mezclaremos hasta que tengamos una mezcla homogénea y taparemos a piel con film transparente. Llevaremos a la nevera toda la noche.

Al día siguiente mantecaremos la mezcla en nuestra heladera y vertemos en un recipiente hermético forrado con papel de horno o sulfurizado.
Llevamos al congelador hasta que lo vayamos a consumir.


Aquí tenéis la receta en formato vídeo para que la disfrutéis en movimiento.



Nos vemos la semana que viene, millones de besos.

lunes, 2 de julio de 2018

HELADO DE ANACARDOS Y CHOCOLATE BLANCO


¡¡¡Muy buenos días!!! Estrenamos mes, nueva semana y con ella una nueva receta. Para esta semana
he pensado en un helado algo diferente, seguramente diréis ¿donde está la diferencia? ...... Pues lo primero que lo he preparado esta vez en palo, segundo sin utilizar moldes sino simplemente usando vasos desechables o de un solo uso,  llevan un fruto seco no muy utilizado en repostería y por ultimo que combina 2 clases de chocolates.

Tienen una textura muy cremosa pero con un toque como si tuviese trocitos de almendras pero en este caso aportando todos los beneficios de los anacardos, castañas de cajú o merey ( como más os guste llamarlo). Ahora os explicaré brevemente  lo que aporta a nuestro organismos los anacardos, aunque este postre o dulce no se puede decir que sea healthy o saludable....pero como siempre digo, no es lo mismo hacerlos en casa que comprarlos, ya que los caseros somos nosotros los que controlamos la cantidad de azúcares que añadimos, las grasas y el sabor es muchísimo más rico.



Los anacardos son ricos en aceites oleaginoso que son beneficiosos para nuestra salud comparándolos con otros frutos secos ya que contienen Omega 6.
Aportan fósforo, magnesio, potasio, hierro entre otros minerales..Contienen vitamina E y tres clases de vitamina B (B3, B5 y B9), son antioxidantes, aportan mucha energía, mejoran la circulación, equilibran el colesterol y evitan el estreñimiento.

Ahora no me digáis que simplemente por todo esto no os entran ganas de probar este rico helado.

Por hoy no me enrollo más y os dejo con la receta al completo, escrita y en vídeo.

Ingredientes (entre 6 y 8 helados)

100 g de chocolate blanco
100 g de anacardos (estos los pondremos en remojo en agua)
200 ml de leche entera
300 ml de nata 35,1% M.G
120 g de azúcar
1/4 de pasta de vainilla

1 tableta de chocolate negro para fundir
50 g de anacardos triturados
vasos de plástico desechables o molde de plástico
palos de helados



Preparación

Unas 4 horas antes ponemos los anacardos en remojo en agua. Cuando hayan pasado ese tiempo escurrimos y trituramos los anacardos hasta formar una especie de pasta (para facilitarnos el triturado podemos añadir un poco de agua).

Por otro lado en un cazo ponemos la leche junto la vainilla, el azúcar y cuando este esté disuelto añadiremos el chocolate blanco.
Calentamos sin que llegue a hervir y hasta que el chocolate esté derretido. Dejamos enfriar.

Ahora juntamos la pasta de anacardos, la nata y la preparación anterior ya fría. Mezclamos hasta que todos los ingredientes estén integrados.
Llevamos a la nevera durante toda la noche y al día siguiente mantecamos en la heladera.

Preparamos nuestros vasos o moldes , vertemos una pequeña porción de helado ( nos podemos ayudar con una cuchara de helado), le damos pequeños golpes a los vasos / moldes para que el helado se expanda en el mismo y así también evitaremos burbujas de aire.

Mojamos un poco los palos de helado en agua (esto nos ayudará a que no se despeguen del helado) y colocamos en uno en cada molde.  Tapamos con film transparente cada vaso o molde, haciendo un pequeños corte donde tenemos el palo del helado y llevamos al congelador un mínimo de 4 horas.

Pasado ese tiempo, derretimos el chocolate  ( ya sabéis en golpes de 30 segundos en el microondas) dejamos que atempere.
Desmoldamos nuestros helados ( nos podemos ayudar con el calor de nuestras manos) por otro lado ya tendremos los anacardos trituramos ( como en granillo), bañamos una pequeña parte de los helados en el chocolate y rebozados en los anacardos.
Los vamos poniendo encima de un papel de horno dentro del congelador, dejamos congelar unos minutos y ya estarán listos para consumir.



Aquí os dejo la ventanita para verla en formato vídeo

.
Espero que disfrutéis de la receta y nos vemos nuevamente la semana que viene.

lunes, 25 de junio de 2018

BATIDO DE PIÑA Y MELÓN


¡¡¡Muy buenos días!!! Después de la resaca de la noche de  San Juan y volviendo nuevamente a la rutina que algun@s nos acompañará durante estos próximos meses. Pensé en algo refrescante y ligero para que este lunes sea más positivo para grandes, pequeños y para todos los que se quieran unir.

Para que nos diese ese chute de color pensé en decorar los vasos con mucho color, valga la redundancia, así que hace muchísimo tiempo ví unos vasos de chupito decorados de una manera similar y haciendo pruebas acabé encontrando como hacerlo. Y como siempre que tengo algo interesante o al menos eso es lo que creo, os lo comparto y así nadie se queda con el ansia viva de saber el como se hizo.
Cuando más abajo leáis como se preparan seguramente diréis ¡díos, como no se me había ocurrido!, que eso es lo que me pasó a mi después de hacer tropecientas pruebas. Os sorprenderá lo extremadamente sencillo que es para lo realmente bonito que queda.

El batido es muy sencillo y la mezcla de las dos frutas hacen una combinación perfecta para desayunar o merendar, aportándole al cuerpo casi todo lo que necesita para empezar el día con buen rollo y a tope de energía.

Si queréis saber más, tanto de la decoración como del batido seguid leyendo o también podéis verla en movimiento más abajo.


Ingredientes (1 vaso grande/330ml)

3 rodajas de piña natural y congelada
2 o 3 tajadas de melón sin piel
1 vaso de leche vegetal ( en mi caso de almendras)
1 cucharada de sirope de agave (opcional)

Decoración del vaso
Sprinkles de colores
chocolate blanco
1 cucharadita de leche vegetal



Preparación

Empezaremos decorando nuestro vaso, para ello derretiremos el chocolate blanco junto con la cucharadita de leche vegetal, esto nos evitará que el chocolate se queme y se derrita más fácilmente. Lo derretiremos en golpes de 20 segundos en el microondas y a poder ser en un bol de boca amplia.
Vertemos los sprinkles en un bol de boca amplia.
Introducimos o sumergimos la boca del vaso en el chocolate blanco y con pequeños golpes quitamos el exceso. Seguidamente hacemos los mismo pero en los sprinkles y llevamos el vaso a la nevera mientras que preparamos el batido.


En un vaso para batidora pondremos todos los ingredientes y trituraremos durante un par de minutos o hasta que veamos que no quedan tropezones (toda la fruta bién triturada).

Sacamos el vaso de la nevera y vertemos el batido con mucho cuidado de mojar la decoración.

Y ya lo tenemos listo para tomar !!!


Os dejo la ventanita del vídeo que tenéis disponible en mi canal de Youtube.




Os mando millones de besos y nos vemos la semana que viene.
MUAKA...

lunes, 18 de junio de 2018

HELADO CREMOSO DE CEREZAS


¡¡Buenos días galleter@s!! Estamos en plena temporada de cerezas, ese fruto que te pica a no parar de comer una detrás de otra como si de pipas se trataran. Seguramente os habréis dado cuenta  que las redes se han inundado de miles de recetas de diferentes foodies, influencers o reposteros (aficionados o no) con este delicioso fruto de temporada.

Aunque esta receta hace un par de semanas que la tenia preparada, no ha sido hasta esta semana cuando he decidido compartirla con vosotr@s y no porque todo el mundo se haya puesto a compartir las recetas con cerezas. Sino, porque esta semana daremos la bienvenida oficialmente al verano (día 21) y para mí esta es la mejor manera de inaugurar esta nueva estación, con una de los frutos  más característicos.
No se si os pasará a vosotr@s, pero para mí no llega el verano hasta que las tiendas no quedan inundadas de cerezas, sandías y melones. Es como la manera de ver que la primavera se desvanece para dar paso al "temido" verano.



Pero no solo esta semana le damos la bienvenida al verano sino que también se celebra la verbena de San Juan o la noche mágica el próximo 23-24 por la noche.

Nosotros seguramente este año hagamos algo diferente, para salir de esa rutina de la que muchas veces entramos en modo de bucle y cuesta abandonar para sentir nuevamente como nos golpea un soplo de aire fresco en la cara.
También servirá para recargar pilas después del intenso semestre y dar finalmente por cerrado este semestre para centrarme en las próximas ultimas asignaturas que me quedan antes de empezar las practicas. Pero esto será a partir de Septiembre, que siempre mi mente suele correr más de lo que debería.

Ahora centremos en el tema de hoy, que es la receta. La verdad que no es complicada de preparar y desde que descubrí que los helados caseros nada tienen que ver (en sabor) con los que encontramos en supermercados me he aficionado a prepararlos de mil maneras y sobre todo a probar sabores nuevos. Este es uno de ellos, ya que nunca me ha llamado probar el helado de cereza y a partir de ahora forma parte de mi lista de favoritos junto con el de vainilla con nueces y caramelo ( que también tenéis en el blog).

Como siempre os dejo con los ingredientes y más abajo con la preparación. También tenéis al final del post la ventanita del vídeo con mi truco para deshuesar las cerezas.


Ingredientes

200 o 250 g de cerezas sin piñón o hueso
2 cucharadas de zumo de limón
150 g de miel
100 g de mascarpone
100 ml de leche entera
100 ml de nata para montar con el 35,1% M.G
1 cucharadita de vainilla



Preparación

Empezaremos lavando y quitando los huesos a nuestras cerezas ( en el vídeo os doy un truco para hacerlo más rápido).
Ponemos un cazo en el fuego y vertemos la cerezas deshuesadas, el zumo de limón y la miel. Calentaremos para preparar como una especie de almibarado, cocinaremos unos 5 minutos hasta que empiece a ligeramente espesar y las cerezas estén blanditas.
Una vez lista la preparación trituramos con un turmix y llevamos a la nevera para que enfríe mientras que prepararemos la otra parte de la receta.

Por otro lado mezclamos el mascarpone junto con la leche, la nata y la vainilla, batimos unos segundos hasta que tengamos una mezcla homogénea. Reservamos en la nevera unos 15 minutos.

Una vez que tengamos las dos preparaciones frías, las sacaremos de la nevera y las mezclaremos con movimientos envolvente para aportarle aire a nuestro helado. Esto hará que nuestro helado tenga una textura más cremosa.

Verteremos un nuestra heladera para mantecarlo unos 30 minutos ( esto dependerá del tipo de heladera que utilicéis) o en el caso que no tengamos heladera llevaremos la crema al congelador en un recipiente hermético y pasada una hora la sacaremos, batiremos con unas varillas eléctrica y llevaremos nuevamente al congelador ( esto lo realizaremos 2 veces más).



Os comparto el vídeo donde podréis ver mi truco ( que no es nada novedoso) para quitar los huesos y donde podéis ver la receta en movimiento.



 Ahora solo me queda desearos una buena y divertida verbena de San Juan, que tengáis una buena semana.....Nos vemos la próxima semana.

Besosss

lunes, 11 de junio de 2018

HELADO DE PIÑA COLADA


¡¡¡Muy buenos días!!! Esta semana es de esas moviditas, tipo non stop, ya que mi peque cumple 2 añitos y estoy en pleno proceso de la creación de lo que será su tarta de cumpleaños. Una cosa tengo clara, llevará personajes infantiles y será completamente comestible.
¡Ah! otra cosita más, No llevará fondant.

Ya tengo el diseño casi terminado, ahora solo me queda meterme en la cocina y plasmarlo entre harina, mantequilla.......

Pero ahora centrémonos en la receta de esta semana, que la tarta en cuanto la tenga os la compartiré por RRSS.
Esta semana os traigo un helado refrescante, cremoso y explosivo en sabor.
Es una receta muy sencilla y la piña no hace falta que sea fresca, puede ser congelada o en lata en su jugo. Si esta receta la van a consumir niños utilizad el extracto pero en el caso que esta receta NO la vaya a consumir niños podéis sustituir el extracto de piña colada por licor de coco  (tipo Malibú o Coco loco).

En la preparación os explico como preparar nuestro helado sin necesidad de tener heladera, es un poco más lento que utilizando la heladera. También os comento que el tiempo puede variar según el tipo de heladera que utilicéis cuando mantequéis vuestra crema.
La leche de coco tiene que ser esa que van el lata, no sirven las bebidas de coco y recordad de agitar bién la lata para que las dos partes se mezclen  ( el agua y la pasta de coco).



Por ultimo os quería comentar,  que esta receta también la tenéis disponible en movimiento en mi canal de Youtube  y también esta sacada del libro de  Helados caseros de Verónica Losada os likeos el enlace por si queréis saber más sobre el libro.

Ahora ya os dejo con la lista de ingredientes y la preparación.

Ingredientes

140 g de piña troceada y pelada
120 g de azúcar
150 ml de leche de coco
250 ml de nata para montar (35,1% M.G) bién fría
1/2 cucharadita de extracto de piña colada o 40 ml de licor de coco




Preparación

En un vaso para batidora trituraremos la piña, la leche de coco, el azúcar y el extracto de piña colada. Esto lo haremos hasta que todos los ingredientes estén bién mezclamos y triturados.

Por otro lado montamos la nata, esta tiene que estar bién fría para que quede bién montada.

Ahora solo nos quedará mezclar las dos preparaciones con movimientos envolventes, esto nos ayudará  a que nuestro helado quede aireado y a la hora de mantecarlo este no se cristalice.

Vertemos en la heladera la crema y mantecamos unos 30 minutos. En el caso que no tengamos heladera lo realizaremos de la siguiente manera:
 En un recipiente hermético a poder ser forrado con papel sulfurizado ( papel de horno) verteremos nuestra crema, llevaremos al congelador 1 hora y pasada esa hora sacaremos el recipiente del congelador, batiremos con unas varillas eléctrica y volveremos a llevar nuevamente al congelador otra hora. Estos pasos los realizaremos 2 veces más y dejaremos en el congelador hasta que lo vayamos a consumir.



Cuando queramos hacer bolas de helado, os recomiendo que saquéis el recipiente del congelador unos minutos antes y sumergir en agua muy caliente nuestra cuchara para hacer bolas de helado.
Es algo sencillo, pero esto os ayudará a que os salgan una bolas de helado preciosas.


Aquí os dejo como siempre la ventanita para que disfrutéis de la receta en formato vídeo.



Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besosssss.

lunes, 4 de junio de 2018

CHARLOTA DE MASCARPONE Y NECTARINAS


¡¡Muy buenos días de lunes!! Estrenamos la primera semana de Junio y parece mentira que hace nada empezábamos un nuevo año frío, con lluvia y nieve. Y ahora ya nos hemos comido la mitad de este 2018, no sé si os pasa lo mismo a vosotr@s pero desde que tengo hijos la vida, mi vida pasa a velocidad rayo....como si todo el día estuviese volando entre nubes sin tiempo de poner los pies en el suelo para notar su frío, humedad o calor. Si os pasa lo mismo me encantaría que lo compartierais.

La semana pasada fue una de esas en las que haces algunas cosas por primera vez....me hice mi primer tatuaje (después de 15 años pensando que hacerme), la primera vez que me subí en un car y corrí / volé quitándome miedos, ansiedades y temores que muchas veces me guardo para hacerme la fuerte.
Y sabéis que, fue liberador pensar que los miedos se van afrontándolos de cara y con dos pares de ..... El miedo solo es algo que nos paraliza y no nos deja avanzar hacia delante.


Porque todo esto, por que seguramente much@s de vosotr@s al ver la receta de esta semana os habrá entrado "miedo" o habréis obviado la receta  y habréis pensado....... buafff esta receta es muy chunga de hacer!!! pero nada es lo que parece y si yo pude, tu también la podrás hacer.
Que vas a necesitar para hacerla.....saber esperar, para que la crema de mascarpone y más tarde la gelée cuajen lo necesario o suficiente.
Los ingredientes lo podéis encontrar en cualquier supermercado, hasta las nectarinas que estamos en plena temporada pero en el caso que no os guste su sabor lo podéis cambiar por melocotones, paraguayos aunque los tendréis que pelar. Pero las nectarinas le da ese toque entre dulce y un pelin ácido, que junto con la crema de mascarpone le da ese perfecto equilibrio.

Si os surgen dudas durante la preparación también podéis verla en formato vídeo en la ventanita que tenéis más abajo al final del post, también podéis dejar un comentario para que os pueda resolver cualquier duda.

Ahora os dejo con la lista de ingredientes, la preparación y alguna fotito más de la receta.

Ingredientes

350 g de queso mascarpone
180 g de leche condensada
15 bizcochos de soletilla
3 nectarinas pequeñas
150 ml de agua
100 g de azúcar blanco
2 láminas de gelatina


Preparación

Lavamos las nectarinas y las cortamos a gajos finos.
En un cazo ponemos a calentar el azúcar junto con el agua y cuando esté completamente disuelto el azúcar añadimos las nectarinas, bajamos el fuego y cocinamos unos 20 minutos a fuego bajo ( será como una especie de almíbar).
Por otro lado batimos con las varillas el mascarpone con la leche condensada hasta que obtengamos una consistencia cremosa y aireada.
Cuando ya tengamos las nectarinas listas ( será cuando estás estén translúcidas) las escurrimos  (reservándolas para más adelante ) y reservando el almíbar para remojar los bizcochos de soletilla.

Preparamos un aro metálico de unos 15 cm encima de una plato plano o una base de tartas, esto nos servirá como guía o para que nuestra charlota nos quede perfecta.

Cortamos una de las puntas de nuestros bizcochos de soletilla, intentando que todos tengan la misma longitud,  para que estos se puedan quedar de pié uno al lado del otro. Las puntas NO las tiramos, sino que las reservamos para ponerlas como base de nuestro postre.


Vamos remojando los bizcochos dentro del almíbar, retirando el exceso y los vamos colocando dentro de nuestro aro metálico formando un circulo. Cuando ya tengamos todos los bizcochos colocados será el momento de hacer lo mismo con las puntas, pero estas las colocaremos en el fondo a modo de base.
Rellenamos con la crema de mascarpone nuestra charlota, esta la rellenaremos un poco más de la mitad, con cuidado de no manchar los bizcochos, nos podemos ayudar de una manga pastelera. Alisamos la superficie con una espátula y la llevamos a la nevera unos 30 minutos.

Mientras que se enfría la charlota prepararemos la gelée. Hidrataremos las láminas de gelatina con agua fría y pondremos a calentar el almíbar al fuego. Añadimos las láminas de gelatina ya hidratadas y removemos hasta que estas se disuelvan. Trituramos las nectarinas junto el almíbar y dejamos que se enfríe hasta que esté a temperatura ambiente.

Después de 30 minutos sacamos la charlota de la nevera y ayudándonos de una cuchara verteremos  por encima la gelée de manera uniforme por toda la superficie.
Llevamos al congelador un mínimo de 3 horas (para tener una versión de semifrio) y la sacamos 30 minutos antes de consumir del congelador.





Aquí os dejo la ventanita de la receta en formato vídeo para que la disfrutéis en movimiento.



Espero que os haya gustado y nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.