CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 16 de octubre de 2017

TABLAS DE MEDIDAS


¡¡¡Bueno días!!! Esta semana os traigo un post diferente. Un post más de aprendizaje o mejor dicho, un post donde podréis aclarar las típicas dudas sobre temperatura, medidas, etc.
Si hace unos años atrás, cuando empecé en el mundo de la reposteria hubiese podido tener a mano estas diferentes tablas me hubiesen librado de más de un quebradero de cabeza.
Porque a la dificultad de traducir palabras ilegibles de recetarios extranjeros, aún con ayuda de google translate, se le sumaba la complicación de que utilizan otras formas de medir y que para  las temperaturas utilizan los fahrenheit, la cosa acaba siendo un tetris imposible de encajar.

Después de todos estos años, de realizar diversos cursos de reposteria, de seguir a montones de bloggers extranjeros y no extranjeros, de tener un montonazo de tablas de conversión (algunas de ellas inservibles). Finalmente he recopilado las tablas que para mí son las más aproximadas a la conversión de las extranjeras, las que al utilizarlas la receta a salido.

En este post tenéis tablas para medidas pequeñas y con diferentes formas de medición más de estar por casa, también tenéis las onzas, mediciones de líquidos, mediciones de sólidos, etc.

Espero que os sea de utilidad como a mí me hubiese servido años atrás cuando comencé en este mundo dulce.



*Medidas Tablespoon o cucharas medidoras

1 cucharada
1 tablespoon (TBSP)
15 ml
1 cuchara de sopa
½ cucharada
½ tablespoon (TBSP)
7,5ml
½ cuchara de sopa
1 cucharadita
1 teaspoon (tsp)
5 ml
1 cuchara de postre
½ cucharadita
½ teaspoon (tsp)
2,5ml
1 cuchara de café
¼ cucharadita
¼ teaspoon (tsp)
1,25 ml
½ cuchara de café


*Onzas

1 onza
Aprox.28 g
4 onzas
Aprox. 110g
6 onzas
Aprox.170 g
8 onzas
Aprox.225 g
16 onzas
Aprox.450 g


*Medidas en taza de líquidos

1 taza
240 ml
¾ de taza
180 ml
2/3 de taza
160 ml
½ taza
120ml
1/3 de taza
80 ml
¼ de taza
60 ml

*Medidas en taza de sólidos

Taza
Harina
Azúcar
Azúcar Moreno
Azúcar glas
Cacao en polvo
Mantequilla
1 taza
140 g
225 g
200 g
120 g
120 g
225 g
½ taza
70 g
115 g
100 g
60 g
60 g
113 g
1/3 de taza
47 g
75 g
65 g
40 g
40 g
--------------
¼ de taza
35 g
55 g
50 g
30 g
30 g
56 g


*Temperaturas

Fahrenheit  (°F)
Celsius (°C)
275 °F
135 °C
300 °F
150 °C
325 °F
165 °C
350 °F
175 °C
375 °F
190 °C
400 °F
205 °C
425 °F
220 °C


Ecuación para convertir de F° a C°-----> F°-32/1,8= C°


Esta información esta sacada de libros, revistas, Internet, etc. Con el tiempo es probable que se amplíe y modifique.



lunes, 9 de octubre de 2017

BIZCOCHO DE MASCARPONE Y LIMÓN


¡¡¡Buenos días!!! Empezamos otra nueva semana, esta semana será más corta de lo normal ya que gran parte tenemos puente. Por ese motivo os traigo una receta que está riquísima para que la disfruteis con tranquilidad.
Este bizcocho tiene una textura más compacta que los bizcocho de siempre y no es de miga suelta pero os aseguro que es super esponjoso. También tiene un sabor bastante intenso a limón,  aunque si no os gusta tenéis la opción de cambiarla  por naranja, lo que merece la pena es probar esta opción de bizcocho.

Las fotos no era lo que tenia en mente, la composición más o menos pero donde y como la queria hacer no. Pero como mientras se horneaba el bizcocho estaban todos deseando comerse un trozo,  en cuanto se enfrío hice las fotos en la misma cocina y la luz no es muy buena para hacer fotos.
Esta receta la preparé el jueves por la tarde y hoy sábado mientras que escribo este post, que será publicado el lunes no quedan ni las migas. Así que ya os podéis imaginar lo bueno que está, porque en casa están muy acostumbrados a probar diferentes bizcochos y habitualmente suelen durar unos 3-4 días. Y este solo a llegado a 1 día.

El truco para que este bizcocho quede super esponjoso, es batir los huevos con el azúcar hasta que doblen de volumen y quede una mezcla super "esponjosa".Otro truco es escurrir bién el queso y batir, lo suficiente el queso para que quede con una textura cremosa.

Ahora que ya os e dado unas pequeñas pautas para que os salga perfecto, os dejo con la lista de ingredientes.......También os queria comentar que si os apetece chafardear, he cambiando el apartado que tenéis sobre mí en el blog.

Ingredientes

200 g de harina
1 pizca de sal
1/2 cucharadita de levadura
3 huevos L
200 g de azúcar
113 g de mantequilla derretida
200 g de queso mascarpone
2 limones (necesitaremos la ralladura y el zumo)
1/2 cucharadita de extracto o pastas de vainilla


Preparación

Precalentar el horno a 175° y preparamos un molde rectangular estrecho de unos 20 cm ( lo que se utilizan para hacer pan), engrasamos todo el molde.

Por un lado tamizamos la harina, junto la levadura y la sal. Reservamos para más adelante.

En el bol de la batidora, batimos los huevos junto el azúcar hasta que estas cojan un tono pálido y una textura cremosa ( esto puede tardar unos 5 minutos). Bajamos la velocidad y añadimos la mantequilla derretida. Cuando esta se incorpore añadimos el queso mascarpone, la  ralladura de limón, el zumo de los limones y la vainilla.Batimos hasta que todos los ingredientes estén bién integrados.

Ponemos la batidora a la velocidad más baja que tenga la maquina. Añadimos la mezcla de harina que habíamos reservado poco a poco e intentado no sobre batir, simplemente cuando toda la harina este integrada y tengamos una masa homogénea, estará lista.

Verter la masa en el molde y hornear entre 40-50 minutos, para saber si está listo nuestro bizcocho, pinchamos con un palillo y si este sale limpio estará listo.
Dejar enfriar el bizcocho por completo sobre una rejilla.


Nos vemos la semana que viene, con una receta que estoy deseando hacer desde hace mil.
Besosss



lunes, 2 de octubre de 2017

SOUFFLÉS DE CHOCOLATE


¡¡¡Buenos días galleter@s!!!
Ahora que empieza una nueva semana ,que espero que sea más tranquila que la anterior, volvemos con las recetas chocolateadas y sobre todo a volver ha encender el horno (¡¡¡¡bién!!!!!). No os podéis imaginar lo larga que se ha hecho la espera pero por fin, por fin tengo mi nuevo horno y aunque aún estoy descubriendo como funciona mi bonito horno, para hacer mi primera cata he preparado una receta muy sencilla y rápida.
Estoy deseando preparar todas las recetas que tengo programadas para preparar para los próximos meses. Como ya sabéis, en el blog predomina mucho las recetas sencillas y rápidas, pero he pensado que no estaria mal empezar a compartiros de vez en cuando recetas un poco más complejas, con más elaboración pero no con productos extraños de encontrar.


Pero mientras me tengo que familiarizar con el horno, que espero que sea pronto, para poder preparar esas ricas recetas...........No os podéis imaginas lo espesa que estoy hoy, llevo como dos horas frente el ordenador escribiendo y borrando palabras,  me parece que la falta de sueño que llevo acumulada  me está dando la bienvenida en este momento y cuando miro el texto, no he pasado de siete lineas. ¡¡Hay dios mio!! me parece que os voy a dejar el texto así porque no me viene la inspiración y para contaros chorradas varias prefiero dejaros con las lista de ingredientes, la preparación y unos pequeños consejos sobre la receta.

Nos vemos pronto precios@s. Besos


Ingredientes (8 unidades aprox)

100 g de chocolate negro
50 g de azúcar
25 g de cacao en polvo
60 g de mantequilla
4 huevos y 1 clara



Preparación

Precalentamos el horno a 200°
Empezaremos derritiendo el chocolate con la mantequilla en un cazo a fuego medio.
Por otro lado separamos las claras de la yemas. Montamos las claras  y añadimos el azúcar, hasta que estas lleguen a  punto de nieve.
Cuando el chocolate este un poco frío, añadimos las yemas y el cacao en polvo. Mezclamos con la ayuda de unas varillas.
A continuación incorporamos un poco de claras montadas a la mezcla de chocolate, removiendo vivamente para esponjar la mezcla. Seguidamente añadimos el resto de claras montadas y con movimientos envolventes iremos mezclando los ingredientes hasta que obtengamos una mezcla homogénea.
Engrasamos los moldes que vayamos a utilizar y los ponemos en una bandeja para trasportarlos mejor.
Con la ayuda de una cuchara, rellenaremos los moldes 3/4 partes y daremos unos golpecitos a los moldes para que la masa quede bien repartida en los moldes.
Hornearemos unos 10 minutos.



Consejos:

- Es muy importante hacer movimientos envolventes para que las claras no se bajen ( de abajo hacia arriba)
- Tenemos que obtener una masa tipo mousse.
- Cuando los estéis horneando estos deben subir un tercio de su volumen, si esto no pasara es porque el horno no está lo suficientemente caliente.
-Os recomiendo tomarlos calientes, le podéis dar unos segundos de calor en el microondas.





lunes, 25 de septiembre de 2017

TARTA FRÍA DE KIWI Y YOGUR


¡¡¡Muy buenos días!!! La semana pasada estuve un poco desaparecida de las redes, pero entre una cosa y la otra cuando me quise dar cuenta estábamos entrando en el fin de semana.
Como ya os comenté en el post anterior, estoy a la espera de que me llegue el nuevo horno ya que el otro ha dicho ¡¡hasta aquí hemos llegado wapa!! y mientras llega, voy preparando recetas de dulces sin horno aunque el tiempo haya refrescado levemente.
No sé cuantas os compartiré pero con el paso que vamos creo que un par más caerán. Eso espero yo porque tengo un antojazo de hornear que nadie se imagina, hasta mi peque me dice ( y mira que en casa los tengo super saturados de dulces y siempre se quejan de tanto dulce):
- Mamá hecho de menos los bizcochos y las magdalenas que haces, cuando vas hacer? 
-Cariño, cuando llegue el horno nuevo
-Y eso cuando será 
-Hijo, espero que pronto. Una con los deditos cruzados y mirando al techo para ver si sucede un milagro.
Pero mientras disfrutamos de estos postres ligeros y fresquitos, que el luego el invierno es muy largo y se echa de menos comer dulces más ligeritos.
Como seguro que estáis babeando con la foto principal os dejo con la receta y os recuerdo que próximamente la tendréis en vídeo receta en cuanto compre un micro nuevo, que la peque me pegó un tirón y me lo rompió.


Ingredientes

5 kiwis
165 g de yogurt griego ( más o menos 1 yogur y 1/2)
250 ml de nata con 35,1% M.G
50g de azúcar glas para endulzar la nata
40 g de azúcar glas para endulzar el yogur
4 g de goma de xantana
ralladura de 1/2 limón
10 galletas maría hojaldradas
50 g de mantequilla



Preparación

Pondremos las galletas en un procesador de alimentos y las trituraremos. Por otro lado derretimos la mantequilla y la incorporaremos a las galletas trituradas. Mezclamos hasta que las galletas al presionarlas con la espátula se queden compactadas en el bol.
En un molde de tartaleta o redondo de unos 18cm haremos una base con las galletas. Previamente engrasaremos el molde con un poquito de aceite y con un trocito de papel de cocina retiraremos el exceso.
Para compactar bién la base de galletas no podremos ayudar con el culo de un vaso.
Llevamos a la nevera el molde con la base de galletas unos 10 minutos.

En la batidora montamos la nata que tiene que estar previamente fría. Cuando la nata empiece ligeramente a montarse añadimos el azúcar glas, batimos unos segundos y añadimos la goma de xantana que nos hará que la nata no se baje ( nos hará de estabilizante).

En un bol podremos el yogur y la otra cantidad de azúcar glas, mezclamos ligeramente. Añadimos la ralladura de limón y mezclamos.

En el bol del yogur añadiremos un par de cucharadas de nata y mezclaremos con la ayuda de una espátula, para seguidamente añadir el resto de la nata y mezclar con movimientos envolventes.

Vertemos nuestra mousse en el molde y alisamos la superficie con la ayuda de una espátula, también le podemos dar unos golpecitos al molde. Llevamos al congelador un par de horas.

Cuando hayan transcurrido las 2 horas, pelamos y cortamos los kiwis en rodajas y luego por la mitad. Decoramos la superficie de la tarta con los kiwis en forma de abanico por alrededor del molde.

Llevamos la tarta a la nevera un mínimo de 4 horas.


Consejos:

- Podemos congelar la tarta y tomarla como un postre helado.
- Para darle ese brillo a la fruta, podemos hacer un almíbar con la misma cantidad de azúcar que de agua y con la ayuda de un pincel pintar con cuidado los kiwis. Llevamos el agua a ebullición y cuando es azúcar se deshaga la tendremos lista.
- Para desmoldar la tarta por completo y que no se rompa, os aconsejo congelara y así se desmoldará sin problemas.
- Si no os gustan los kiwis lo podéis cambiar por otra fruta, pero la combinación de kiwi y yogur, la hacen super ligera y refrescante.


Me despido hasta la semana que viene con miles de besos y abrazos.

lunes, 18 de septiembre de 2017

GELATINA DE TUTI FRUTI DE ARCO IRIS


Buenos días de Lunes!!! Parece que el tiempo a pegado un vuelco y hemos pasado de los tirantes a casi el chaquetón.
Ahora ya va apeteciendo desempolvar nuestros hornos y empezar a hornear cosas más calentitas (bizcochos, cupcakes, galletas....), que ganas. Pero como mi horno ha hecho Bye bye definitivamente (después de 14 años de servicio a "full flame") todas esas recetas tendrán que esperar un par de semanas como mínimo, así que de momentos os seguiré debutando con recetas veraniegas y si no las preparáis este año, las podéis preparar para el verano siguiente ya que las tendreis disponible en el blog indefinidamente.

La explicación de la receta es muy muy extensa pero realmente es muy monótona de hacer. Es preparar la misma receta en diferentes colores y sabores, aunque si solo la queréis preparar de un solo sabor o color os quitareis trabajo de encima.
A los niños les encantará porque comen más por el ojo que por la tripa (al menos los míos) y cuando ven tanto colorido les entra la curiosidad de probar.

Como ha sido la primera semana de cole ( muchas mamas me entenderéis), voy un  poco cansada y no tengo muchas ganas de escribir, así que en cuento acabe el post me voy a echar una siesta para ver si mis neuronas se recuperar y empiezan a reaccionar.

Os dejo con la lista de ingredientes.


Ingredientes ( Para unas 12-14 unidades)

1.250 ml de agua
Unas 30 láminas de gelatina
extractos o saborizantes al gusto (limón, fresa, piña,sandia,vainilla)
colorantes alimenticios (lila,rojo, verde,amarillo,azúl)
Unas 15 cucharadas Azúcar


Preparación

Por cada 250 ml de agua 6 láminas de gelatina, 3 cucharadas de azúcar ,1/2 cucharadita de extracto menos en el caso de limón que he utilizado el zumo de 1/2 limón y 1 gota de colorante.

*El color blanco lo he preparado de la siguiente manera:
Por una lado he hidratado las 6 láminas de gelatina en agua fría.
En un cazo he puesto 250 ml de agua,  3 cucharadas de leche condensada y 1/2 cucharadita de pasta de vainilla.
Cuando ha empezado a hervir he retirado el cazo del fuego y le he añadido las láminas de gelatina, hidratadas y escurridas.
Verter en una jarrita medidora y dejar que enfríe a temperatura ambiente.

Si hacemos todos los colores de esta manera nos saldrán en una gama de colores opacos . Para que salgan en una gama de colores transparente seguid leyendo.

1- Empezaremos hidratando las láminas de gelatina en agua fría (suelen estar hidratadas en 10 minutos).
2- Escogeremos el color que más nos guste para empezar, en mi caso he empezado con el color blanco (arriba tenéis como lo he preparado). Si queréis empezar con otro color,en el punto 5 os lo cuento.
3- Engrasamos un molde de silicona para chocolate con un poco de aceite.
4- Vertemos una pequeña cantidad en cada orificio del molde y lo llevamos al congelador durante unos 10 minutos, hasta que la gelatina se ponga sólida.
5- Ahora prepararemos el siguiente color; en mi caso el color rojo. Hidratamos las láminas de gelatina en agua fría y las escurrimos.
En un cazo ponemos 250 ml de agua, 3 cucharadas de azúcar, el extracto del sabor que hayamos elegido ( en mi caso sandía), una gota de colorante rojo y llevamos el cazo al fuego hasta que empiece a hervir. Retiramos el cazo del fuego y añadimos las láminas de gelatina ya hidratadas. Removemos hasta que estas se disuelvan por completo.
Vertemos en una jarrita medidora y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Una vez fría realizamos el paso 4 nuevamente.

Realizaremos los pasos 5 y 4 con cada color que hayamos escogido cambiando de color y de sabor. Cuando tengamos los todos huecos llenos hasta el borde, llevaremos el molde un mínimo de 6 horas a la nevera.

Para desmoldar, no será muy complicado al haber engrasado cada hueco/orificio y al ser un molde de silicona. Ir desmoldado una a una cada gelatina.


Consejos:

- Tener encuentra que hasta que no se cuaje por completo un color no añadáis el siguiente.
- Podéis alternar colores opacos y trasparente.
- Tener en cuenta de tener refrigeradas las gelatinas hasta el memento de consumir.
- Engrasar bién el molde pero sin dejar demasiados restos de aceite, ya que pueden provocar burbujas.

Me despido con millones de besos y abrazos hasta la próxima semana.Espero que con mi nuevo horno y sino es así , con otra receta sin horno.
Besossss galleter@s.

lunes, 11 de septiembre de 2017

TARTA FRÍA DE LIMÓN Y COCO


¡¡¡Muy buenísimos días!!! Volvemos a la carga despúes de unas merecidísimas vacaciones de las que he disfrutado muchísimo pero descansar poca cosa (alguna fotillo os pondré por instagram).
Durante las vacaciones, en esos ratitos de los que puedes disfrutar de tí misma, me ponia a mirar los stories de instagram ( antes cuando tenia más tiempo me ponia a leer un libro) y me super enganché a los de MegaSilvita, en los que preparaba recetas en modo directo.  ¡Madre mía lo que he disfrutado con cada receta! algunas noches hasta soñaba con ellas. 
Con esta receta me he pasado más de 15 días babeando, tenia unas ganas locas de llegar a casa solo para meterme en la cocina y preparar esta receta.
Y como podéis comprobar lo primero que hice fue preparar esta rica tarta, bueno antes fui hacer la compra que esta la nevera bajo mínimos y me lié con la receta.


Es una receta muy  fresquita, ideal para el verano y para cuando apetece tomar algo diferente a un helado/granizado, etc. También la podéis tomar congelada a modo de helado pero yo decidí hacer la receta tal cual ella la preparó, aunque la decoración de mi tarta quedó una cacarruta a comparación de la de Sílvia. Como siempre las prisas hacen que las cosas no queden como una tiene en mente ( la niña que llora porque quiere que la cojas, el niño que quiere ayudar en el momento más inoportuno, por otro lado te llaman a la puerta y  empiezas a pensar que lo tendrías que haber dejado para otro momento pero ya es tarde porque ya la tienes medio decorada, mal pero decorada)  o como me dice mi marido, eres demasiado perfeccionista (siempre que me dice eso me viene en mente que lo dice para darme ánimos).

Incluso con es fiasco de decoración, la receta esta espectacular ,una combinación de sabores para quitar el sentío ( como dicen por Andalucía).
Os dejo la lista de ingredientes y también podéis ver la vídeo receta en mi canal de YouTube.


Ingredientes
·Base
20-22 Galletas tipo María 
80 g de mantequilla

·Relleno
500 g de queso mascarpone
150 g de queso philadelphia
150 g de azúcar
85 g de chocolate blanco
80 g de coco rallado
ralladura de un limón

·Curd de limón para la superficie
3 huevos y 2 yemas
ralladura de 1 limón
118 g de zumo de limón (unos 3 limones)
200 g de azúcar
150 g de mantequilla



Preparación

Empezaremos preparando la base para nuestra tarta.Para ello trituraremos las galletas con la ayuda de un procesador de alimentos o de una bolsa zip y un rodillo.Cuando las tengamos bién trituradas derretimos la mantequilla y la añadimos a las galletas, con la ayuda de una espátula mezclamos hasta obtener una consistencia arenosa ( como de arena mojada).
Engrasamos un molde desmontable de unos 15 cm (también podéis utilizar uno de 18 cm), para facilitaros el desmoldado podéis poner papel de horno en la base y papel de acetato en las paredes ( yo de este ultimo no tenia y para el desmoldado me costó un poco más sacar la tarta intacta).
Vertemos la mezcla de galletas en el molde y con la ayuda de un vaso o de una espátula, iremos apretando las galletas al molde para obtener nuestra base de galleta y llevamos el molde a la nevera mientras que preparamos nuestro relleno.


Ahora vamos a por el relleno. En un bol colocamos los quesos y el azúcar, con la ayuda de unas varillas eléctricas o con nuestra batidora mezclamos durante unos segundos. Por otro lado derretimos el chocolate, lo dejamos reposar unos segundos  y lo añadimos al bol.
Agregamos el coco rallado y la ralladura de limón, mezclamos unos segundos hasta obtener una mezcla homogénea.
Sacamos el molde de la nevera y vertemos el relleno en la base de galletas. Llevamos nuevamente a la nevera un mínimo de 2 horas.



Solo nos queda preparar la curd de limón que será nuestra superficie de decoración.
En un cazo pondremos los huevos, las yemas, el azúcar....en pocas palabras, todos los ingredientes y los llevaremos al fuego hasta que espese. Para que no se queme poner a fuego medio-bajo y remover constantemente.
Cuando su consistencia sea la correcta ( cuando pasemos el dedo por la cuchara y deje surco, esta será la consistencia correcta), la pasamos por un colador fino y la dejamos enfriar a temperatura ambiente. 

Cuando este fría vertemos unos 250/ 280 g de curd por encima del relleno de nuestra tarta y alisamos la superficie con una espátula para que quede lisita. Llevamos la tarta un mínimo de 6 horas a la nevera o si es gustan más las tartas heladas la podéis llevar al congelador.

Decoramos con nata y virutas de chocolate blanco ( A mi la decoración me quedó de aquella manera, entre idas y venidas vigilando a los críos....ya sabéis).




Me despido hasta la próxima receta mientras que me como el último trozo de esta jugosa tarta, nos vemos la semana que viene con una nueva receta.

Besosssssss

lunes, 7 de agosto de 2017

MIKO LÁPIZ CASERO


¡¡¡Muy buenos días!!! Estoy a pocas horas de empezar mis vacaciones, el año pasado solo pudimos disfrutar de una escapada de 3 días ya que la peque era muy muy chiquitina para poder irnos de acampada. Pero este año disfrutaremos el doble, para recuperar los días que no pudimos disfrutar el año pasado. También he de reconocer que me da un poco de nerviosismo este año, ya que montar la tienda mi marido y yo solos con dos críos y uno de ellos un bebe puede ser un poco bastante estresante, pero nos tendremos que armar de paciencia y esperar a que nos pille en la sienta de la peque para montarla rápido.

Por cierto, tengo que actualizar el apartado sobre mi porque esta un poco anticuado (nota mental: para septiembre actualizar y haz algo original).

 Como podéis ver en las fotos hoy os traigo un clásico de cuando eramos pequeños ( si naciste en los 80 te acordarás y si naciste antes o despúes seguramente también). No se si os pasaría a vosotr@s también pero siempre tuve la curiosidad de como habían introducido esa "supuesta" mina de chocolate en el centro del helado y ahora ya tengo en mi poder el truco el almendruco ( ahora soy más feliz). Y como soy una persona dadivosa o generosa ,como siempre os comparto los trucos que voy encontrando por mi andadura dulce.

Hoy no os lo pongo tan difícil si habéis preparado la receta de la semana anterior, la crema para el helado de vainilla, ya tenéis casi todo el camino andado y si por lo contrario no la preparasteis, a que esperáis a prepararla que esta ¡¡Deliciosa!!.



No me digáis que no han quedado igualitos y el sabor.... más rico aún que los originales, porque como no utilizamos ni conservantes, colorantes, etc y al hacerlos nosotros utilizamos los ingredientes con mejor calidad eso se acaba notando en el resultado final.

Ahora ya os dejo con la lista de ingredientes y seguidamente con la preparación. Si tenéis alguna duda o consulta dejar un comentario y os responderé lo más rápido posible.

Ingredientes


500 ml de nata para montar 35,1% M.G ( divididas en 2 partes)
1 cucharadita de vainilla en pasta
3 yemas de huevo
75 ml de leche condensada ( alrededor de 3 cucharadas)
175 ml de agua
100 g de azúcar
1 cucharada de maicena

100 g de chocolate negro
cañitas o pajitas de grosor medio



Preparación

Empezaremos preparando el helado de vainilla o mejor dicho la crema del helado.

En un cazo mezclamos la leche condensada con el agua, mezclamos hasta que la leche condensada se disuelva y reservamos un poco en un vaso (esta cantidad la utilizaremos más adelante). Añadimos al cazo una parte de la nata (250 ml), la vainilla y el azúcar. Llevamos a ebullición la mezcla.

Por otro lado batimos las yemas hasta que blanqueen y aumenten de volumen.
Vertemos poco a poco la mezcla anterior a las yemas, sin dejar de remover para que las yemas no se cuajen.

En el vaso que teníamos reservado (leche condesada diluida en agua), añadimos la cucharada de maicena y mezclamos.

Ahora vertemos en un cazo la mezcla de las yemas (yemas, leche condensada diluida, nata, etc) junto con el vaso (maicena, leche) del punto anterior. Llevamos el cazo nuevamente al fuego hasta que la mezcla espese ligeramente.

Para enfriar más rápido la mezcla haremos un baño frío. En un bol amplio lo llenaremos de agua y hielo, así pondremos el cazo (con la crema) y enfriaremos. Una vez que la mezcla esté fría/ temperatura ambiente añadiremos la otra parte de nata (250ml) y mezclaremos hasta obtener una mezcla homogénea.

Llevaremos la crema a la nevera y dejaremos refrigerar toda la noche.

El una heladera mantecamos nuestra crema de helado. Mientras se manteca prepararemos nuestras minas de chocolate.

Para ello derretiremos el chocolate en el microondas en golpes de 30 segundos ( con la calor que hace solo hará falta 30 segundos). Preparamos papel de hornear en nuestro sitio de trabajo y cortamos las cañitas/ pajitas  a la medida de nuestro molde para el helado.

Hacemos sitio en el congelador para poder colocar nuestras pajitas rellenas.

Vertemos el chocolate fundido en una manga pastelera y rellenamos nuestras pajitas. Cuando las tengamos todas rellenas las trasladamos a l congelador un par de horas.

Cuando ya estén solidas, con la ayuda de una brocheta de madera empujamos por un extremo de manera que la mina salga por el otro extremo. Reservamos en el congelador hasta que las vayamos a utilizar.

Ahora rellenamos un poquito el molde con el helado de vainilla, ponemos nuestra mina de chocolate lo más centrada posible y acabamos de rellenar el molde con el helado de vainilla sin dejar ningún hueco.
Para que no se derrame nuestro helado por todo nuestro congelador y acaben tanto los moldes como el congelador llenos de helado de vainilla, pondremos los moldes en vertical y así se congelarán sin perder la forma.
 Los moldes que yo compré, si no recuerdo mal són de Mega Silvita os enlazo los moldes haciendo Clic aquí y también os pongo fotos por si los queréis buscar en otros sitios.

Nombre de los moldes: push- up



Cuando ya tengamos todos nuestros moldes rellenos, los dejamos un mínimo de 2 horas en el congelador antes de que los vayamos a consumir.

Si le queremos dar un toque original a nuestros moldes los podemos forrar con un  papel decorativo y pegarlo al molde con cinta de doble cara.


¡¡¡Buenoooooo!!! Ahora ya sí que sí, me despido hasta Septiembre, a sido una temporada muy corta pero he intentado en estos pocos meses compartidos daros lo mejor de mí.
Hasta Septiembre con mucho amorrrrrrrr.
Besos