CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

lunes, 18 de junio de 2018

HELADO CREMOSO DE CEREZAS


¡¡Buenos días galleter@s!! Estamos en plena temporada de cerezas, ese fruto que te pica a no parar de comer una detrás de otra como si de pipas se trataran. Seguramente os habréis dado cuenta  que las redes se han inundado de miles de recetas de diferentes foodies, influencers o reposteros (aficionados o no) con este delicioso fruto de temporada.

Aunque esta receta hace un par de semanas que la tenia preparada, no ha sido hasta esta semana cuando he decidido compartirla con vosotr@s y no porque todo el mundo se haya puesto a compartir las recetas con cerezas. Sino, porque esta semana daremos la bienvenida oficialmente al verano (día 21) y para mí esta es la mejor manera de inaugurar esta nueva estación, con una de los frutos  más característicos.
No se si os pasará a vosotr@s, pero para mí no llega el verano hasta que las tiendas no quedan inundadas de cerezas, sandías y melones. Es como la manera de ver que la primavera se desvanece para dar paso al "temido" verano.



Pero no solo esta semana le damos la bienvenida al verano sino que también se celebra la verbena de San Juan o la noche mágica el próximo 23-24 por la noche.

Nosotros seguramente este año hagamos algo diferente, para salir de esa rutina de la que muchas veces entramos en modo de bucle y cuesta abandonar para sentir nuevamente como nos golpea un soplo de aire fresco en la cara.
También servirá para recargar pilas después del intenso semestre y dar finalmente por cerrado este semestre para centrarme en las próximas ultimas asignaturas que me quedan antes de empezar las practicas. Pero esto será a partir de Septiembre, que siempre mi mente suele correr más de lo que debería.

Ahora centremos en el tema de hoy, que es la receta. La verdad que no es complicada de preparar y desde que descubrí que los helados caseros nada tienen que ver (en sabor) con los que encontramos en supermercados me he aficionado a prepararlos de mil maneras y sobre todo a probar sabores nuevos. Este es uno de ellos, ya que nunca me ha llamado probar el helado de cereza y a partir de ahora forma parte de mi lista de favoritos junto con el de vainilla con nueces y caramelo ( que también tenéis en el blog).

Como siempre os dejo con los ingredientes y más abajo con la preparación. También tenéis al final del post la ventanita del vídeo con mi truco para deshuesar las cerezas.


Ingredientes

200 o 250 g de cerezas sin piñón o hueso
2 cucharadas de zumo de limón
150 g de miel
100 g de mascarpone
100 ml de leche entera
100 ml de nata para montar con el 35,1% M.G
1 cucharadita de vainilla



Preparación

Empezaremos lavando y quitando los huesos a nuestras cerezas ( en el vídeo os doy un truco para hacerlo más rápido).
Ponemos un cazo en el fuego y vertemos la cerezas deshuesadas, el zumo de limón y la miel. Calentaremos para preparar como una especie de almibarado, cocinaremos unos 5 minutos hasta que empiece a ligeramente espesar y las cerezas estén blanditas.
Una vez lista la preparación trituramos con un turmix y llevamos a la nevera para que enfríe mientras que prepararemos la otra parte de la receta.

Por otro lado mezclamos el mascarpone junto con la leche, la nata y la vainilla, batimos unos segundos hasta que tengamos una mezcla homogénea. Reservamos en la nevera unos 15 minutos.

Una vez que tengamos las dos preparaciones frías, las sacaremos de la nevera y las mezclaremos con movimientos envolvente para aportarle aire a nuestro helado. Esto hará que nuestro helado tenga una textura más cremosa.

Verteremos un nuestra heladera para mantecarlo unos 30 minutos ( esto dependerá del tipo de heladera que utilicéis) o en el caso que no tengamos heladera llevaremos la crema al congelador en un recipiente hermético y pasada una hora la sacaremos, batiremos con unas varillas eléctrica y llevaremos nuevamente al congelador ( esto lo realizaremos 2 veces más).



Os comparto el vídeo donde podréis ver mi truco ( que no es nada novedoso) para quitar los huesos y donde podéis ver la receta en movimiento.



 Ahora solo me queda desearos una buena y divertida verbena de San Juan, que tengáis una buena semana.....Nos vemos la próxima semana.

Besosss

lunes, 11 de junio de 2018

HELADO DE PIÑA COLADA


¡¡¡Muy buenos días!!! Esta semana es de esas moviditas, tipo non stop, ya que mi peque cumple 2 añitos y estoy en pleno proceso de la creación de lo que será su tarta de cumpleaños. Una cosa tengo clara, llevará personajes infantiles y será completamente comestible.
¡Ah! otra cosita más, No llevará fondant.

Ya tengo el diseño casi terminado, ahora solo me queda meterme en la cocina y plasmarlo entre harina, mantequilla.......

Pero ahora centrémonos en la receta de esta semana, que la tarta en cuanto la tenga os la compartiré por RRSS.
Esta semana os traigo un helado refrescante, cremoso y explosivo en sabor.
Es una receta muy sencilla y la piña no hace falta que sea fresca, puede ser congelada o en lata en su jugo. Si esta receta la van a consumir niños utilizad el extracto pero en el caso que esta receta NO la vaya a consumir niños podéis sustituir el extracto de piña colada por licor de coco  (tipo Malibú o Coco loco).

En la preparación os explico como preparar nuestro helado sin necesidad de tener heladera, es un poco más lento que utilizando la heladera. También os comento que el tiempo puede variar según el tipo de heladera que utilicéis cuando mantequéis vuestra crema.
La leche de coco tiene que ser esa que van el lata, no sirven las bebidas de coco y recordad de agitar bién la lata para que las dos partes se mezclen  ( el agua y la pasta de coco).



Por ultimo os quería comentar,  que esta receta también la tenéis disponible en movimiento en mi canal de Youtube  y también esta sacada del libro de  Helados caseros de Verónica Losada os likeos el enlace por si queréis saber más sobre el libro.

Ahora ya os dejo con la lista de ingredientes y la preparación.

Ingredientes

140 g de piña troceada y pelada
120 g de azúcar
150 ml de leche de coco
250 ml de nata para montar (35,1% M.G) bién fría
1/2 cucharadita de extracto de piña colada o 40 ml de licor de coco




Preparación

En un vaso para batidora trituraremos la piña, la leche de coco, el azúcar y el extracto de piña colada. Esto lo haremos hasta que todos los ingredientes estén bién mezclamos y triturados.

Por otro lado montamos la nata, esta tiene que estar bién fría para que quede bién montada.

Ahora solo nos quedará mezclar las dos preparaciones con movimientos envolventes, esto nos ayudará  a que nuestro helado quede aireado y a la hora de mantecarlo este no se cristalice.

Vertemos en la heladera la crema y mantecamos unos 30 minutos. En el caso que no tengamos heladera lo realizaremos de la siguiente manera:
 En un recipiente hermético a poder ser forrado con papel sulfurizado ( papel de horno) verteremos nuestra crema, llevaremos al congelador 1 hora y pasada esa hora sacaremos el recipiente del congelador, batiremos con unas varillas eléctrica y volveremos a llevar nuevamente al congelador otra hora. Estos pasos los realizaremos 2 veces más y dejaremos en el congelador hasta que lo vayamos a consumir.



Cuando queramos hacer bolas de helado, os recomiendo que saquéis el recipiente del congelador unos minutos antes y sumergir en agua muy caliente nuestra cuchara para hacer bolas de helado.
Es algo sencillo, pero esto os ayudará a que os salgan una bolas de helado preciosas.


Aquí os dejo como siempre la ventanita para que disfrutéis de la receta en formato vídeo.



Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besosssss.

lunes, 4 de junio de 2018

CHARLOTA DE MASCARPONE Y NECTARINAS


¡¡Muy buenos días de lunes!! Estrenamos la primera semana de Junio y parece mentira que hace nada empezábamos un nuevo año frío, con lluvia y nieve. Y ahora ya nos hemos comido la mitad de este 2018, no sé si os pasa lo mismo a vosotr@s pero desde que tengo hijos la vida, mi vida pasa a velocidad rayo....como si todo el día estuviese volando entre nubes sin tiempo de poner los pies en el suelo para notar su frío, humedad o calor. Si os pasa lo mismo me encantaría que lo compartierais.

La semana pasada fue una de esas en las que haces algunas cosas por primera vez....me hice mi primer tatuaje (después de 15 años pensando que hacerme), la primera vez que me subí en un car y corrí / volé quitándome miedos, ansiedades y temores que muchas veces me guardo para hacerme la fuerte.
Y sabéis que, fue liberador pensar que los miedos se van afrontándolos de cara y con dos pares de ..... El miedo solo es algo que nos paraliza y no nos deja avanzar hacia delante.


Porque todo esto, por que seguramente much@s de vosotr@s al ver la receta de esta semana os habrá entrado "miedo" o habréis obviado la receta  y habréis pensado....... buafff esta receta es muy chunga de hacer!!! pero nada es lo que parece y si yo pude, tu también la podrás hacer.
Que vas a necesitar para hacerla.....saber esperar, para que la crema de mascarpone y más tarde la gelée cuajen lo necesario o suficiente.
Los ingredientes lo podéis encontrar en cualquier supermercado, hasta las nectarinas que estamos en plena temporada pero en el caso que no os guste su sabor lo podéis cambiar por melocotones, paraguayos aunque los tendréis que pelar. Pero las nectarinas le da ese toque entre dulce y un pelin ácido, que junto con la crema de mascarpone le da ese perfecto equilibrio.

Si os surgen dudas durante la preparación también podéis verla en formato vídeo en la ventanita que tenéis más abajo al final del post, también podéis dejar un comentario para que os pueda resolver cualquier duda.

Ahora os dejo con la lista de ingredientes, la preparación y alguna fotito más de la receta.

Ingredientes

350 g de queso mascarpone
180 g de leche condensada
15 bizcochos de soletilla
3 nectarinas pequeñas
150 ml de agua
100 g de azúcar blanco
2 láminas de gelatina


Preparación

Lavamos las nectarinas y las cortamos a gajos finos.
En un cazo ponemos a calentar el azúcar junto con el agua y cuando esté completamente disuelto el azúcar añadimos las nectarinas, bajamos el fuego y cocinamos unos 20 minutos a fuego bajo ( será como una especie de almíbar).
Por otro lado batimos con las varillas el mascarpone con la leche condensada hasta que obtengamos una consistencia cremosa y aireada.
Cuando ya tengamos las nectarinas listas ( será cuando estás estén translúcidas) las escurrimos  (reservándolas para más adelante ) y reservando el almíbar para remojar los bizcochos de soletilla.

Preparamos un aro metálico de unos 15 cm encima de una plato plano o una base de tartas, esto nos servirá como guía o para que nuestra charlota nos quede perfecta.

Cortamos una de las puntas de nuestros bizcochos de soletilla, intentando que todos tengan la misma longitud,  para que estos se puedan quedar de pié uno al lado del otro. Las puntas NO las tiramos, sino que las reservamos para ponerlas como base de nuestro postre.


Vamos remojando los bizcochos dentro del almíbar, retirando el exceso y los vamos colocando dentro de nuestro aro metálico formando un circulo. Cuando ya tengamos todos los bizcochos colocados será el momento de hacer lo mismo con las puntas, pero estas las colocaremos en el fondo a modo de base.
Rellenamos con la crema de mascarpone nuestra charlota, esta la rellenaremos un poco más de la mitad, con cuidado de no manchar los bizcochos, nos podemos ayudar de una manga pastelera. Alisamos la superficie con una espátula y la llevamos a la nevera unos 30 minutos.

Mientras que se enfría la charlota prepararemos la gelée. Hidrataremos las láminas de gelatina con agua fría y pondremos a calentar el almíbar al fuego. Añadimos las láminas de gelatina ya hidratadas y removemos hasta que estas se disuelvan. Trituramos las nectarinas junto el almíbar y dejamos que se enfríe hasta que esté a temperatura ambiente.

Después de 30 minutos sacamos la charlota de la nevera y ayudándonos de una cuchara verteremos  por encima la gelée de manera uniforme por toda la superficie.
Llevamos al congelador un mínimo de 3 horas (para tener una versión de semifrio) y la sacamos 30 minutos antes de consumir del congelador.





Aquí os dejo la ventanita de la receta en formato vídeo para que la disfrutéis en movimiento.



Espero que os haya gustado y nos vemos la próxima semana con otra nueva receta.

lunes, 28 de mayo de 2018

HELADO DE AVELLANAS Y CHOCOLATE


¡¡Muy buenos días!! Por fin empiezan mis vacaciones estudiantiles, no os podéis imaginar lo descansada que me he quedado después de ver que me e quitado esa dichosa asignatura que me llevaba de cabeza desde hace dos semestres. ¡¡¡Uffff que descanso!!!

Cambiando de tema. El pasado miércoles o jueves os pregunté por Instagram que receta os apetecía para hoy. Os dí dos opciones, la primera una charlota y la segunda este helado, como veis ganó el helado por goleada.

Así que  por fin inauguramos  temporada de helados, sorbetes, granizados y todo tipo de recetas frías, no sé vostr@s pero yo estaba deseando y tenia unas ansias vivas de empezar con este tipo de recetas.

Os voy a contar un poco sobre la receta, esta receta esta sacada de un libro que descubrí y me auto-regalé en San Jordi el pasado mes de Abril ( en otro sitios es el día del libro) el libro es de Verónica Losada y es una de esas maravillas que uno se encuentra sin buscar, dejándote con unas ganas tremendas de ponerte a probar cada una de las recetas que componen el libro. Aunque parezca mentira me he pasado un mes esperando este momento de poderos compartir algunas recetas de este libro y esta es una de las primeras de la lista. En esta receta se junta dos ingredientes que juntos me encantan, las avellanas y el chocolate, os suena o recuerda a algo...... Os refresco la memoria, a la nocilla saludable. ¡¡¡YAASSSS!!!



Si en este momento empiezan a surgiros las dudadas típicas de....
-Vale, pero yo no tengo heladera así que como lo hago.
-Me quedará igual aunque no tenga heladera
-El chocolate tiene que ser de un porcentaje en concreto de cacao

A todas vuestras dudas os respondo en un  tris.....
-Si, no hace falta que tengáis heladera lo único que os ahorra tiempo a la hora de solidificar el helado.
-Os quedará exactamente igual siempre que sigáis los pasos al pie del dedillo (abajo en la preparación os lo explico sin heladera) Congelador 1 hora, batir con varillas eléctricas, congelador y repetir esto 2 veces más.
-No hace falta que tenga un porcentaje de cacao en concreto pero si que debe ser negro y fácil de fundir.

Aunque en esta foto no esta bién mantecado el helado, ya que le faltaban unos minutos y el ansias ( que es mala consejera) me pudo sacarla antes de tiempo de la heladera. El sabor de este helado es increíble  y cuando empiezas te cuesta la vida parar. Bueno, cuando te has comido la tarrina entera de nada más y nada menos de medio kilo.

Como seguramente estaréis deseando poneros a preparar la receta, voy a dejar de enrollarme y os voy a dejar con la lista de ingredientes.
También tenéis esta receta en formato vídeo, como siempre tenéis la ventanita en el final del post.

Ingredientes

2 yemas de huevo
90 g de avellanas tostadas
115 ml de leche entera
200 ml de nata para montar 35,1% M.G
120 g de azúcar
110 g de chocolate negro
1 pizca de sal




Preparación

En un procesador de alimentos trituramos las avellanas hasta obtener una especie de pasta.
Vertemos en un cazo la leche, la  mitad de nata (100 ml) y la pizca de sal. Llevamos al fuego hasta que empiece a hervir.
Por otro lado, mezclaremos las yemas con el azúcar hasta que estas empiecen a blanquear y aumenten de volumen.

A la mezcla que tenemos en el cazo hirviendo ( leche, nata, sal) le añadimos la pasta de avellana hasta que estén  incorporadas y seguidamente añadimos las yemas blanqueadas hasta formar una mezcla homogénea. Bajamos el fuego a medio -bajo y sin dejar de remover espesamos la mezcla.
Una vez que la tengamos ligeramente espesa, la retiramos del fuego para que enfríe.

En un bol o cuenco derretimos en el microondas el chocolate junto con la otra mitad de nata (100ml) en intervalos de 30 segundos, removiendo entre cada intervalo.
Añadimos la preparación del cazo al bol o cuenco del  chocolate y removemos hasta que estén todos los ingredientes bién integrados.

Tapamos el bol o cuenco con film transparente a piel ( contactando con lo que será nuestro helado) y dejamos enfriar toda la noche en la nevera.

Al día siguiente vertemos la crema en nuestra heladera y mantecamos nuestro helado ( esto puede tardar unos 30 minutos dependiendo de la heladera)
Para conservarlo, vertemos el helado en un recipiente hermético y lo llevamos al congelador. A la hora de consumirlo los sacamos unos minutos antes para que el helado se ablande un poco.

En el caso que no tengamos heladera.......Vertemos la mezcla en un recipiente hermético y llevamos al congelador 1 hora, pasadas esa 1 hora sacamos el recipiente y con las varillas eléctricas batimos unos segundos para aportarle aire a la mezcla y para que el helado no se cristalice. Volvemos a llevar al congelador y realizamos lo mismo 2 veces más.



Aquí os dejo la ventanita para que la veáis también en formato vídeo.




Espero que disfrutéis de la receta y que os guste tanto como a mí. Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Millones de besos.

lunes, 14 de mayo de 2018

BIZCOCHO DE NARANJA


¡¡¡Buenos días!!! Esta semana os traigo una receta sencilla pero con una miga super esponjosa y jugosa.

La receta que tenia en mente publicar era otra, pero una vez preparada no me gustó el resultado final y decidí desecharla del blog.

Esta receta en principio era una prueba a modo reciclaje, ya que tenia unas cuantas naranjas por casa que empezaba la piel  a ponerse como seca/dura y como por dentro estaban perfectas decidí hacer algo con ellas. Lo que tenia claro que no quería complicarme mucho, pensé en una mousse o en un helado pero últimamente voy con falta de tiempo y no tenia ganas de estar mil horas en la cocina cocinando. Así que lo que menos complicación tenia era hacer un bizcocho y como en el blog no tengo ninguno de naranja, así tal cual.....he decidido publicarlo para también vosotr@s podáis disfrutarlo antes de que venga esa calor sofocante, ya que la primavera no decide en hacer presencia.


De paso que también estrenaba el molde de bundt cake que hacia tela de tiempo que compré y aún no había tenido tiempo de estrenar, así mataba a dos pájaros de un tiro.




Seguramente esta semana estaré un poco desaparecida por las redes ya que estoy con exámenes finales y estoy /intento poner toda mi energía en aprobar para poder empezar mis "dulces vacaciones". Así que si no me veis por RRSS es que estoy hincando codos en la biblioteca como las buenas y ya de paso mandarme pensamientos positivos para aprobar a la primera este Sábado.

La receta también la tenéis en formato vídeo para que la disfrutéis en otro formato, como siempre al final del post os dejo la ventanita. Os dejo con la receta.

Ingredientes

150 ml de aceite de girasol o de oliva suave
200 ml de zumo de naranja recién exprimido (2 o 3 naranjas)
180 g de azúcar
350 g de harina
1 cucharadita de levadura
la ralladura de 1 naranja
3 huevos L
1 pizca de sal



Preparación

En el bol  de la batidora batimos los huevos hasta que empiecen a espumar y añadimos el azúcar. Batir hasta que la mezcla doble de volumen y blanquee.
Añadimos el aceite sin dejar de batir, la ralladura de naranja y  seguimos batiendo unos segundos.
Tamizamos la harina junto la levadura en el mismo bol y añadimos la pizca de sal. Mezclamos con la batidora apagada para no formar una nube de harina y seguidamente añadimos el zumo de naranja  sin dejar de batir a velocidad media.
Engrasamos con spray desmoldante o mantequilla un molde de unos 20-22 cm redondo, rectangular o cuadrado. En mi caso e utilizado un molde para bundt cake que estaba desenado estrenar desde hace mil años.
Vertemos la masa en el molde. Le damos unos golpecitos al molde para que la masa llegue a todos lo huecos y también para que la superficie se que lisa.

Horneamos 180º unos 30-35 minutos con calor arriba y abajo sin aire.

Una vez horneado dejamos reposar unos minutos el bizcocho en el molde, ya que esto nos facilitará el desmoldado y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


Aquí tenéis la ventanita para verla en formato vídeo.




Por cierto no sé si la semana que viene habrá receta, os aviso de ante mano porque hacer la receta, grabarla, editarla, hacer las fotos y un largo etcétera no me dará la vida para hacerla en un día.

Millones de besos 

lunes, 7 de mayo de 2018

TORTITAS SALUDABLES O PUMCAKES SALUDABLES


¡¡¡Buenos días!!! Esta semana os traigo una receta saludable para el desayuno o para la merienda. Después de  varias semanas con recetas con  mayor elaboración, quitando las galletas de plátano y coco, el resto han sido recetas que necesitaban más tiempo o más trabajo. Así que esta semana he pensado en algo más rápido y sobre todo más sencillo.
También debo confesaros que después de ver la receta de Juan Llorca, me entraron unas ganas tremendas de prepararlas y preparar mi versión en modo chocolateada. Así que uno de esos días de estrés de "ufff sat nam" me metí en mi cocina con papel y lápiz para desestresarme ( a vostr@s no os pasa lo mismo, para mi es el sitio donde saco mis nervios/ frustración /mi estrés.....), como os decía me puse hacer pruebas basándome en la receta de tortitas de Sarraceno de Juan, hasta que salieron esta chocolateada versión.

Os comento que la textura es un poco diferente de la versión normal de pumcakes pero estoy segura que estas versiones  saludables también os gustarán. Para mi lo que se me hace más raro es el sabor de la harina de sarraceno ya que tiene un sabor peculiar, entre un punto amargo y fuertecillo, el resto de harinas no tiene un sabor peculiar....bueno quitando la de algarroba pero su sabor es más agradable que la de sarraceno, ya que tiene un punto como a cacao pero más potente.




Como os comento más abajo, en la preparación, las dos recetas se preparan de la misma manera, solo necesitaréis una turmix o minipimer pero también la podéis hacerlas a mano mezclando bién todos los ingredientes con una cuchara o tenedor.

Os comento un poco sobre la salsa para decorar o ensalzar las tortitas, aunque os de un poco de reparo prepararla os aseguro que cuando probéis el conjunto no os arrepentiréis de haberla preparado, es una delicia hasta para comerla sola.
También  podéis decorarlas con sirope de agave o de arce y os ahorráis tiempo pero os perdéis una maravilla en boca.

Por ultimo comentaros que la receta también la tenéis en formato vídeo, que como siempre os comparto la ventanita al final del post.


Ingredientes

Tortitas de Sarraceno
1 huevo
2 cucharadas de sirope de agave
1 vaso de leche vegetal (aprox 250 ml)
1/2 vaso de harina de sarraceno (aprox 100 g )
1 cucharadita de canela

Tortitas de Cacao
1 huevo
80 g de harina de arroz
30 g de harina de algarroba
15 g de harina de maiz
7 g de cacao
1 cucharadita de vainilla
1 vaso de leche vegetal a poder ser de coco (aprox 250 ml)

Salsa de frutos del bosque
30 g de frambuesas frecas
50 g de arándanos frescos
70 g de moras frescas
140 ml de agua
70 g de azúcar o 4-5 cucharadas de sirope de agave
1 cucharada de zumo de limón




Preparación

Las dos preparaciones se realizan de la misma manera, utilizando una batidora o minipimer.
En un vaso de batidora  pondremos todos los ingredientes necesarios para realizar cada variedad de tortitas.
Trituramos todos los ingredientes durante unos segundos o hasta que todos los ingredientes estén bién mezclados.
Preparamos una sartén de unos 20 cm engrasada con un poco de azúcar y vertemos una porción de masa ( unas 2 o 3 cucharadas colmadas) quedado en forma circular.  Hacemos nuestras tortitas a fuego medio- alto y cuando empiecen aparecer burbujitas en nuestra tortita será en momento de girarlas para hacerlas por el otro lado. Las haremos un par de minutos aproximadamente por cada lado.


Ahora preparamos la salsa. La prepararemos como hicimos la salsa de moras de la semana pasada pero sin gelatina.
Ponemos al fuego un cazo con los frutos del bosque junto con el azúcar, el agua y el zumo de limón. Dejamos reducir en el fuego durante unos 20 minutos o hasta que veamos que espesa.
Si no os gustan los tropezones podéis triturarla y pasarla por un colador para que quede una salsa más fina.

Vertemos sobre las tortitas.




Aquí tenéis la ventanita para que veas la vídeo receta. Por cierto en las fotos he colocado una tortita de sarraceno y otra de cacao de manera intercalada, más que nada por si os preguntabais cual es cual o que versión era la que salia en las fotos.



Nos vemos la semana que viene.
Millones de besos.

lunes, 30 de abril de 2018

POSTRE DE MOUSSE DE LIMA, MORAS Y ARÁNDANOS


Buenos días!!! Empieza el buen tiempo y con ello empieza la temporada de los postres refrescantes. Se puede decir que queda inaugurada la temporada de helados, tartas frías, mousses, polos y un sin fin de recetas fresquitas.

La receta de hoy la tenia en mente desde hace un año. No, no bromeo!! Tengo una libreta donde escribo o dibujo los diferentes postre que me apetecería hacer o crear, en esa libreta también tengo una grannnnnn lista de recetas de diferentes libros que me gustaría probar y preparar.
Pues de esta receta me hice un croquis con diferentes opciones de mousses y salsas o mermeladas pero siempre por un motivo o por otro acaba esperándome en mi preciosa libreta de lunares.


Ahora vamos a lo que vamos......A la receta.

La base la preparé que galletas de avena para darle un toque más crujiente pero también podéis utilizar las típicas galletas digestive o maría hojaldradas, ya que no suelen ser ta dulces como las típicas María de toda la vida.

Para la mousse opté por la lima ya que tiene ese punto entre dulce y ácido que me encanta, pero podéis hacerla tanto con limones como con naranjas. Como sustituto a la lima yo elegiría limón ya que la naranja se neutralizaría con las moras y los arándanos, pero como siempre digo para gustos colores y sino un campo de flores.

La salsa superior tuve algunas dudas......La primera era hacerla solo con moras pero tenia miedo de que el sabor de la lima predominase y acabase desapareciendo el dulzor de las moras. La segunda era hacerlas con arándanos pero me daba cosa de que el resultado final quedase demasiado ácido.
 Así que opté por mezclar las dos frutos del bosque para compensar y potenciar, entre ácido y dulce. También al ser ambos dos de un color muy parecido no variaría el color final de la salsas o mermelada ligera.





El resultado final me ha sorprendido hasta a mi, nunca me imaginé que quedaría tan extraordinariamente rico. En principio iba a ser una prueba pero no ha hecho falta ninguna más ya que a la primera e dado en el punto justo....tanto en textura, balance de sabores y en el conjunto final.
Habitualmente para que una receta tenga un ok (en modo yasss!!!) necesito hacer varias pruebas y utilizar mis conejillos de indias caseros para que ellos den su opinión, ver si tras varios días siguen ahí o han volado sin que yo los haya probado.
En este caso lo e probado por los pelos porque cuando he abierto la veda para que los comiesen ,esto ha sido sobre las 14:oo horas a las 15:00 horas, (1 hora después) solo quedaba medio vasito de postre...el resto habían desaparecido.

Con esto os lo digo todo, así que os dejo para que os pongáis a preparar estas ricuras de postres.


Ingredientes (3 vasos de 250ml)

Base
80 g de galletas de avena o digesti e(unas 6 galletas)
40 g de mantequilla derretida

Mousse de lima
2 laminas de gelatina + agua fría para hidratarlas
El zumo de 2 limas
50 g de azúcar 
Ralladura de 1 lima
4 yogures griegos azucarados

Salsa de moras y arándanos
1 laminas de gelatina + agua para hidratarlas
50 g de arándanos
70 g de moras
120 ml de agua
60 g de azúcar




Preparación

Empezaremos con la base de nuestros postre para ello trituraremos las galletas con un procesador de alimentos o introduciendolas en una bolsa zip y chafandolas con un rodillo. Por otro lado derretimos la mantequilla y añadimos la mantequilla derretida a nuestras galletas trituradas.
Mezclamos, cuando tengamos las galletas en una textura parecida a arena mojada estarán lista nuestra base.
Colocaremos un par de cucharadas en el fondo de nuestro vaso y apretaremos ligeramente. Llevaremos a la nevera mientras preparamos la mousse, para que la base coja consistencia.

Para preparar la mousse empezaremos hidratando nuestras láminas de gelatina en agua fría durante unos 5 minutos.
En  un cazo calentamos el zumo de lima, el azúcar y la ralladura. Cuando el azúcar se haya disuelto añadimos la gelatina escurrida y calentamos sin que llegue a hervir durante unos segundos.
Dejamos templar y una vez templada vertemos en un bol junto los 3 yogures, mezclamos hasta que los ingredientes estén bién incorporados. Volcamos la mezcla en el vaso rellenandolo 3/ 4 partes ayudándonos de una cuchara para que no se mezclen las capas.

Volvemos a llevar a la nevera 1 hora o hasta que la mousse  esté un poco cuajada.

Mientras preparamos la salsa.
Ponemos a hidratar las láminas de gelatina con agua fría.
En un cazo ponemos los arándanos, las moras, el azúcar y el agua. Llevamos a ebullición hasta que empiece a reducir el agua y empecemos a tener una consistencia más espesita, esto puede tardar unos 10-15 minutos.
Añadimos al cazo la gelatina escurrida y removemos hasta que esta se disuelva , sin que llegue a hervir. Dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando esté a temperatura ambiente sacamos nuestros vasos de la nevera y rellenamos hasta el borde de los mismos ayudándonos de una cuchara para que no se mezclen las diferentes capas.

Llevamos a la nevera 2 horas  y pasado este tiempo ya los podemos consumir.




Os comparto la ventanita para que también la disfrutéis en formato vídeo.



Nos vemos la semana que viene con otra nueva receta.
Besossss